Autismo: por qué es importante la evaluación multidisciplinaria

Los trastornos del espectro autista (TEA) son un grupo heterogéneo de trastornos del neurodesarrollo que presentan un rango muy amplio de síntomas que afectan la comunicación, la interacción social y la flexibilidad de la conducta. No hay una única evaluación o una única forma de llegar a un diagnóstico, ni alcanza con ver a un solo especialista: el diagnóstico más completo se obtiene gracias a una evaluación multidisciplinaria a cargo de equipos con experiencia en niños con desafíos del desarrollo.­

Los síntomas se manifiestan primariamente en los primeros dos años de vida, aunque lamentablemente el diagnóstico suele tardar algunos años más. Las primeras manifestaciones son las alteraciones en la comunicación no verbal, como por ejemplo bajo contacto visual, pocas sonrisas, escasos o ningún gesto comunicativo para señalar o compartir. Muchos chicos con TEA también presentan demoras en el desarrollo del lenguaje: escaso balbuceo y poca imitación de sonidos, repetición de lo escuchado o una evolución más lenta en el habla.­

El juego puede ser repetitivo y solitario. Con frecuencia se observan particularidades en el procesamiento de los estímulos sensoriales como intolerancia a ciertos sonidos, fascinación por el movimiento de objetos o preferencia por determinadas texturas.­

A lo largo de su desarrollo, las personas con TEA pueden tener dificultades para relacionarse con otros, interpretar sus gestos o intenciones y compartir sus intereses. Estos desafíos en la comunicación y socialización con mucha frecuencia se encuentran asociados a otras dificultades que pueden interferir en su funcionamiento y que suelen ser el motivo de la consulta inicial. Por ejemplo las dificultades en la motricidad fina y gruesa, los breves rangos atencionales y los problemas de aprendizaje y conducta.­

En muchos chicos y jóvenes, además sobresalen las capacidades de memoria e interés por determinados temas que los transforman en expertos conocedores de temas específicos.­

Por eso, ante la sospecha, el niño debe ser evaluado por un equipo multidisciplinario que abarque las distintas áreas (lenguaje y comunicación, nivel madurativo, perfil sensorial, habilidades sociales, emociones y conducta). De cada una de las evaluaciones específicas surgirán elementos para determinar los tratamientos más indicados, ya que no todos los chicos del espectro autista necesitan las mismas cosas y tampoco hay un tratamiento único y estandarizado para ellos.­

­

¿AUTISMO, TEA O TGD?­

Los términos autismo, condiciones del espectro autista o trastornos del espectro autista (TEA) son sinónimos. Sin embargo, estos términos suelen usarse indistintamente y a veces se habla también de trastornos generalizados del desarrollo (TGD), lo que genera aún más confusión. La pregunta es: ¿a qué se debe esta variedad en la terminología?­

En Estados Unidos y en la mayoría de los países de América Latina se toma como referencia para la terminología la quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (“Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders”, en inglés) que publica la Asociación de Psiquiatría Estadounidense. El manual, que fue actualizado por última vez en 2013, también es conocido como DSM5 por sus siglas en inglés.­

El DSM5 engloba bajo el término TEA las distintas condiciones que en el manual anterior, el DSM4 de 1994, se listaban como TGD. En otros países, en cambio, se usa para la clasificación la terminología incluida en la décima edición del manual conocido como ICD (“International Classification of Diseases”) de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En ese manual, también conocido como ICD10, se habla de TGD. Esta diferencia en la terminología empleada hace que circulen distintas palabras o términos para nombrar lo mismo.­

Sin embargo, esta confusión no durará mucho más: en 2022 se editará el ICD11 en el que, al igual que ahora en el DSM5 estadounidense, se englobará estas condiciones como TEA. Es por eso que la mayoría de los médicos ya habla actualmente de trastornos del espectro autista.­

­

NOVEDOSA APP­

Actualmente se pueden descargar en el celular aplicaciones o “apps” para registrar de todo, desde el ciclo menstrual hasta la cantidad de agua que se toma todos los días. Ahora también hay una app para controlar el desarrollo de los niños y que puede ser de ayuda ante la sospecha de la existencia de un trastorno del espectro autista (TEA), por ejemplo.­

La aplicación, llamada “Sigamos el Desarrollo”, fue desarrollada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por sus siglas en inglés), una agencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos que se encarga, entre otras cosas, de la prevención y el control de las enfermedades.­

Con este dispositivo, los padres pueden registrar en su celular los distintos hitos en el desarrollo de los niños desde los dos meses hasta los cinco años de edad. Estos hitos tienen que ver con la forma en que los niños juegan, aprenden, hablan o se mueven. La aplicación incluye consejos de los CDC para alentar el desarrollo de los niños así como para saber qué hacer en caso de sentir preocupación por su desarrollo.­